Crear una campaña desde cero no es una tarea fácil. Hay una gran cantidad de variables que debemos tener en cuenta al momento de hacerlo:

1. Pensar cuánto deseamos gastar, en dónde vive nuestro público y qué idioma habla.

2. Idear una estructura de campaña eficiente. Lo recomendable es tener un grupo de anuncios por cada producto o servicio que podamos ofrecer a nuestros potenciales clientes. Por ejemplo, si nuestro negocio es una florería y vendemos tres tipos de flores, entonces tendremos un grupo de anuncios para rosas, otro para margaritas y otro para tulipanes. En cada uno de estos grupos de anuncios incluiremos palabras clave y anuncios relacionados con el producto en cuestión. De este modo, quien busca rosas encontrará un anuncio de rosas.

3. Establecer ofertas de costo por clic (CPC) competitivas. La posición de los anuncios está determinada por la siguiente ecuación: nivel de calidad de la palabra clave x CPC= ranking del anuncio. A mayor ranking, mejor posición. Dado que las palabras clave necesitan un historial de rendimiento positivo para lograr un buen nivel de calidad, es importante que trabajemos con el segundo factor de la ecuación que sí podemos controlar: el costo por clic. Establecer ofertas de costo por clic competitivas nos permitirá lograr una buena posición. Luego, cuando nuestras palabras hayan juntado el historial de rendimiento que deseamos (2 semanas como mínimo) podemos empezar a disminuir el CPC gradualmente. Es posible obtener estimaciones de CPC. Para ello es recomendable utilizar el Estimador de tráfico.