En general, pueden ser varias las razones por lo cual esto ocurre. Encuentra aquí algunas de las posibles razones y cómo proceder en éstos casos.

En la mayoría de las ocasiones, los cobros rechazados en las tarjetas de crédito son rechazadas desde los bancos emisores de las mismas. En esos casos, recomendamos revisar éstos factores.


- El número de la tarjeta de crédito o el número de verificación no son correctos.

- La fecha de caducidad no es correcta.
- El número de teléfono y la dirección de facturación no son correctos.
- El límite de crédito es demasiado bajo.
- La cantidad de cargo máxima es demasiado baja.
- El límite de veces que se pueden realizar cargos en su cuenta en un determinado período de tiempo es demasiado bajo.
- Una fuente online no puede realizar cargos en la tarjeta.
- La tarjeta no admite transacciones internacionales.
- La tarjeta no permite la facturación automatizada.
- El contrato de su tarjeta de crédito establece que las transacciones internacionales serán cargadas en Dólares Americanos y su cupo de gasto en Dólares ha alcanzado su límite.

Si ya revisaste todas éstas alternativas, y todo está bien. ¡Todavía puedes hacer un poco más!

Una solución es que borres toda la información de tu tarjeta de crédito y vuelvas a cargarla. Es importante que te asegures de que borres absolutamente todos los datos. Cuando vuelvas a cargarlos presta especial atención a la dirección que ingresas. Es muy importante que la misma coincida con la que ingresaste previamente en el banco emisor de tu tarjeta. Ahora bien, podrías preguntarte, ¿si ya corroboré que todos los datos son correctos, hace falta que borre la información igual? Si, en numerosas ocasiones el problema se soluciona de esta manera. Otra posible pregunta que te hagas ¿Si ya me cobró en otras ocasiones con los mismos datos, hace falta que lo haga? La respuesta es otra vez afirmativa.


Por último, si tus inconvenientes siguen, ponte en contacto con el equipo técnico de Google AdWords que te seguirán ayudando. ¿Un consejo? Cuenta en mensaje que ya corroboraste todos los datos con tu banco y que borraste toda la información de tus datos de facturación y volviste a ingresarlos. Así podrán ayudarte a solucionarlo más rápido.


¡Éxitos!


Autora: Rebeca Siccardi, Equipo de Pagos de América Latina